Bio

Quién soy?

Siempre he tenido las cosas muy claras, y lo demostré desde mi más tierna infancia, por eso cuando me preguntaban que de dónde era respondía: «He nacido en Palencia, vivo en Valladolid, pero soy de Monzón«.

Parece que mi vida está dominada por la contradicción. Soy zurdo, pero uso la mano derecha; me apasionan ser escritor, pero me gano la vida como ingeniero de software y cuando era fumador me molestaba el humo.

A la escritura llegué pronto, llevado de la mano de la lectura, consiguiendo algún que otro premio por mi forma de redactar y por algún imaginativo cuento. Pero también me fui pronto. Desoyendo los consejos de mi profesora de literatura del instituto no me dediqué a escribir, y me empleé a fondo en otro tipo de actividades mucho más lúdicas. Quizás no era el momento. Además creo firmemente que un escritor debe vivir y sufrir los embates de la vida.

Tras décadas de actividad profesional llena de creatividad, pero alejada de las letras, sentí la necesidad vital de escribir, de expresarme por la palabra escrita, como un grito desesperado de soltar todo lo que tenía dentro. De este modo nació mi blog «Si no lo escribo, reviento» que tuvo cierta notoriedad en la época dorada de los blogs. Allí di rienda suelta a todo lo que pasaba por mi mente: crítica social, política, parodia, viñetas, en general todo con una buena dosis de ironía.

Las vicisitudes personales y profesionales que todos atravesamos me llevaron a trasladarme a Málaga, maravilloso lugar que me ha acogido con los brazos abiertos y que me ha dado el mayor regalo que jamás pudiera imaginar: una estupenda familia. Además del entorno perfecto para desarrollar habilidades alejadas del clásico ingeniero de software, como son la escritura y la locución.

Pero continuemos. Nada vive para siempre y mi querido blog no iba a ser una excepción, la inmediatez de las redes sociales y la falta de interés en leer más de tres líneas -si has llegado hasta aquí, estás perdido, leerás mis textos-, me animaron a cerrarlo. Sin embargo, gracias a él, participé en un reto que pedía escribir una historia corta. Y gustó. Me insinuaron que escribiera otro relato de temática distinta, me lancé, y no me quedó mal. De este modo fui redescubriendo lo maravilloso que es transmitir emociones a través de la escritura. Y regresé al mágico arte de juntar palabras.

Salir de mi zona de comfort me ha permitido conocer gente maravillosa, tanto en mi vertiente de escritor formando parte del Colectivo Malagueño de Escritores, como en la de Scrum Master (mi rol actual en el desarrollo de software), o haciendo radio en el programa Este Libro Está Muy Vivo.

He publicado una trilogía de monólogos extraídos de mi extinto blog. Un libro de relatos. Una novela que está en camino, al tiempo que avanzo en otro libro de relatos y uno más de cuentos.

El futuro en este caso lo escribo yo.

UA-31091003-1