LOADING CLOSE

He salido al balcón

He salido al balcón

Tiempo de lectura 2 minutos
Aprovecha el tiempo de confinamiento para pensar y trazar un plan, para cambiar a mejor tu parte del mundo

He salido al balcón esta mañana. No era temprano, pero no había nadie en la calle. No se sentía el molesto sonido del tráfico, ninguna actividad humana perturbaba la tranquilidad de la mañana. Sólo escuchaba el canto de los pájaros, el rumor de la suave lluvia y el roce de la brisa a través de las palmeras. El olor de leña quemada me trajo una sonrisa melancólica, impregnada de los recuerdos de infancia en un pequeño pueblo castellano.

Recuerdo la sencillez de aquella época, cuando todo discurría con calma, cuando la amistad en primera persona era la norma, cuando correr era un juego en lugar de una forma de evitar un infarto prematuro, cuando un bocadillo de queso sin cromo era un premio, o cuando no había que suscribirse a la arboleda del río para sentarse a contar historias.

Todo ha cambiado. Vivimos, perdón, subsistimos en aglomeraciones, cohabitamos espacios pequeños, y cualquier estresante actividad que realizamos para relajarnos es de prepago. Nos hemos metido en una carrera de ratas que no lleva a ningún lugar. Corremos porque hay que correr, pero eso es bueno para ti? es bueno para los que te rodean? la humanidad te va a agradecer que te esfuerces en consumir y contaminar por encima de las posibilidades del planeta?

Todos cometemos errores, errare humano est. Los más tontos y los más listos se equivocan. A nadie le gusta que le digan tonto, sé listo y aprovecha este tiempo para pensar en cómo vas a cambiar tu vida cuando tu encierro acabe. Aprende de tus errores y actúa. Crees que no puedes cambiar el mundo? Tú eres sólo uno, verdad?

Una gota sola no hace que el agua escape del vaso, pero hacen faltan todas ellas, todas son igual de valiosas y necesarias.

Yo me doy cuenta de que tanto servilismo al dinero nos han hecho progresar a peor. Recortar de los servicios públicos hace que nuestra calidad de vida empeore. Hospitales en los que a falta de recuros, los profesionales se dejan literalmente la vida tratando de salvar otras, sin tener material adecuado, ni personal suficiente. Colegios sin presupuesto que pierden la calidad de la enseñanza para que te animes a pagar por el derecho a una educación digna. Residencias de ancianos que aparentan ser un mero moridero para aquellos a los que ya se les exprimió lo suficiente.

Yo siempre pensé que los servicios públicos estaban ahí para perder dinero, para dar un servicio esencial a los ciudadanos. Para eso pagamos impuestos!!

Me parece vil y obsceno tratar de ganar dinero a costa de las necesidades básicas de las personas, como son la Sanidad, la Educación, o envejecer y morir con dignidad.

Estos días tienes tiempo para pensar, para reflexionar. No duele. Es bueno que lo hagas y tengas un plan para cuando todo este período de confinamiento finalice.

Sigue lloviendo. Me gusta. Me gusta pasear bajo la lluvia y empaparme. Como cuando andaba por mi pueblo y sentía el aire fresco en la cara y soñaba que el futuro sería amable, lógico y mejor. Ahora no puedo pasear bajo la lluvia, pero un día podré salir y cambiar mi parte del mundo.

Deja una respuesta