LOADING CLOSE

Scrum Master

Qué es un Scrum Master?

Un Scrum Master es fácil difícil de describir en plan formal, pero diciendo de dónde se toma el nombre puede que ayude a dar luz al asunto.

El término se ha tomado del rugby, un ‘scrum’ es una melé, es decir, algo así como un montón de pesonas sumidas en un aparente caos, que tratan de ir hacia algún sitio. De modo que el Scrum Master es el que trata de poner algo de orden en todo ese caos para ayudar a los que están metidos en la melé a ir hacia algún sitio útil.

Claro muy visual para el rubgy, pero esto cómo se aplica al desarrollo de software? Bueno, hay una forma de construir software que se ha impuesto desde hace unos cuantos años, una vez probado que aplicar las mismas técnicas que el resto de industria sólo llevan al fracaso. Esta metodología nueva se denomina metodología ágil -disculpad si a la que me descuide escriba Agile o diga ayail, el inglés es más común en mi trabajo que el castellano.

La Agilidad para los alejados del mundo del desarrollo de software,

Si eres un experto en la materia obviamente las próximas líneas te las puedes saltar. Y si eres alguien curioso por saber a qué dedico buena parte de mi tiempo, espero poder darte un poco de contexto.

En este caso la agilidad de la que hablo no tiene nada que ver con el Agility de los perros, ni con la agilidad gimnástica.

La metodología Agile, lleva unos años -con más fuerza desde la publicación del manifiesto Agile-, utilizándose en la construcción de software, no es muy conocida todavía en España, pero en el resto del mundo civilizado es la forma sensata de afrontar proyectos complejos de software.

Ahora bien, va más allá de una mera forma de hacer las cosas, es más bien una mentalidad e implica un cambio cultural en la forma de entender las relaciones laborales y el mismo trabajo. Se valora fundamentalmente la capacidad de las personas para trabajar en equipo y al mismo tiempo desarrollar su creatividad y por supuesto no hay cabida para jefes tiranos, ni para quienes sólo van a pasar el rato.

Fundamentalmente se trata de dividir el trabajo que se tiene que hacer en tareas lo más pequeñas posibles, pero con sentido y trabajar en períodos cortos de tiempo, de forma que paso a paso se va entregando un software que va mejorando y cumpliendo en cada paso más expectativas del cliente.

Hay muchas formas ágiles de trabajar, Scrum, Kanban, Extreme Programing, muchas más de hecho y efectivamente todas con nombres extraños y en inglés.

En todos ellos se trabaja en equipos de pocas personas, que abarcan todo lo que está relacionado con el desarrollo del software, diseñar, codificar, probar, revisar, todo lo que haga falta para conseguir que una idea se convierta en software que funciona y de este modo. Todo ello es muy dinámico y en ocasiones puede ser algo caótico visto desde fuera.

Y ahí es dónde un Scrum Master interviene, para poner cierto orden, pero sin mandar, ya que nuestro rol es de servant leader, es decir, que estamos allí para ayudar, solucionando los problemas que pueda tener los compañeros del equipo, facilitando todas las reuniones, actuando como un escudo frente a los problemas que pueda haber alrededor y manteniendo a todos tranquilos y enfocados en sus tareas, y ayudando para que se le saque el mayor partido a la metodología y se alcance el éxito una y otra vez.

Dicho sea de paso, también he tenido que actuar como Agile Coach, que es quizás algo más complejo de explicar. No, no es el jefe del Scrum Master, para nada. En Agile no hay jefes sólo hay gente haciendo su trabajo y colaborando para conseguir que el fruto del esfuerzo se convierta en software útil para el usuario. Un Agile Coach se enfoca en profundizar más en la metodología, en mentorizar tratar de que las personas puedan evolucionar, en crear líderes o transformar las empresas para que sean entidades exitosas a traves de la agilidad.

En definitiva, tanto un rol como otro terminan siendo una extraña mezcla entre supervisor, profesor, técnico, psicólogo y madre.

UA-31091003-1